miércoles, 24 de marzo de 2010

Requisitos para ser una buena bailarina


Ser un/a buen/a bailarin/a no es innato, se necesita mucho esfuerzo y dedicación. Requiere mucha constancia, dedicándole mucho tiempo diario.
Aquí se presenta algunos de los requisitos para llegar a ser un profesional del ballet:

- Perseverancia en las clases: para convertirse en bailarín o bailarina profesional necesites voluntad, fortaleza, un buen profesor y una gran vocación. Se dice que el arte se tiene o no se tiene, pero es verdad que la edad y la madurez también te ayudan a encontrar nuestra faceta artística, a ser artista de espíritu. La fuerza de voluntad es una de las cosas más importantes, es el amor a la profesión, a la dedicación, al esfuerzo diario. La técnica tiene que ser tan bien cultivada día a día, año tras año, pues todas las danzas todos los bailes y todo bailarín, requiere una formación física constante para no flaquear en el escenario para no caer en un giro, para realizar zapateados y pasos limpios de ejecución y claros, conociendo así nuestro propio cuerpo y las posibilidades que tiene.

- Fortalecer los pies: flexiona y estira los pies formando una línea recta con las piernas. Este es un buen ejercicio para antes de iniciar la clase porque calienta los pies y tobillos. Te ayudará a trabajarlos y a sentir como se estiran los músculos posteriores de la pierna.

- Moverse con la música: has de aprender a sentir la música y a expresarla a través de la forma de tus movimientos. El sentido musical es vital para un bailarín.

- Colocación: la colocación es muy importante para conseguir ligereza y sensación de elevación. Para aprender la posición correcta del cuerpo, coloca las manos encima de la barra con los codos bajados ligeramente. Mira siempre al frente y procura que esta colocación no afecte a una rigidez general del cuerpo. Estar colocado no es estar rígido, no es estar bloqueado; estar colocado es mantener una postura erguida y sobre todo con total conocimiento de ella; es lo que se denomina tener sentido propio ceptivo. Es muy importante sentir nuestro cuerpo, tener conocimiento de nuestro propio cuerpo y de la capacidad del mismo para moverse así como sus posibilidades, es importantisimo.

- Práctica en el centro del estudio: debes practicar posturas correctas en el centro del estudio, lejos de la barra, antes de aprender las cinco posiciones de pies y brazos, y los movimientos clásicos básicos. Es importante comprender y ejecutar cada forma correctamente, y bailar con el sentimiento adecuado.
- Révérence - Reverencia: la manera formal de dar las gracias en del ballet se llama révérence que se hace al final de la clase para dar las gracias al profesor, al pinista y a los visitantes si los hay. A veces también se hace al comenzar la clase para marcar la entrada en el mundo del ballet. Al hacer la révérence, las chiccas colocar el pie detrás y doblar la rodilla en reverencia. Los chicos hacen su reverencia de pie, con la cabeza ligeramente inclinada y con naturalidad.
- Posiciones básicas: en cada paso nuevo que aprendas, usa las las posiciones básicas. Todos los bailarines, incluso los más célebres, utilizan exactamente las mismas posiciones a diario. Pueden realizar los más expresivos y hermosos pasos, pero siempre con estos pasos como base. Es vital que aprendas y realices bien las cinco posiciones de abertura de los pies, y te sientas seguro/a y firme con ellas. Las realizarás al principio y al final de los movimientos, ya para pasar de un movimiento.
- Épaulement: desde la primera clase prácticamente aprenderás a girar ligeramente el cuerpo alejándolo o acercándote al público. Llamamos a esto épaulament. Con este leve giro, el cuerpo tiene un aspecto distinto. Suaviza la línea y le presta un aspecto más refinado. Esta es una primera indicación de cómo puede transformarse artísticamente una forma básica.


 
EL RINCÓN DE UNA BAILARINA © 2008. Design: ~ Sweet Baby Girl